Páginas vistas en total

martes, 1 de febrero de 2011

En el principio era el Blog

Sombras mal paradas. ¿De dónde sale este nombre del blog? Dice Astreo que su abuelo alegaba eso siempre que la necedad irrumpía en su casa. El aserto me permite aseverar lo mismo en el caso de tantos salvadores de almas de toda laya. Cada vez que vienen las gentes a decirme que no llevo una vida recta, cada vez que quieren que camine hacia alguna parte precisa, cada vez que su ruido irrumpe en mis sagrados silencios... tendrán que tragarse esto: sólo somos sombras mal paradas.
Gobernantes insulsos -¿hay de otros?-, amigos enfermisos, magos de la inmortalidad, sabios de meninges podridas, artistas baldados, soñadores afásicos, todos, todos, todos, sombras mal paradas, mal paridas, mal concebidas. Si me apresuran seré uno de ellos. Si me dejan en paz seré yo mismo, urgándome el ombligo hasta sacar de allí mariposas multicolores, envidia de medio mundo.
Vivimos un tiempo de asesinos (ya vamos para el tercer milenio en esto). Aquí pongo mi cabeza, apedréenla, bellas inteligencias. Yo, como Lautreamont, me río de todos ustedes. La escritura es mi victoria. Soplen, brujas; babeen, tutores de mi alma.

2 comentarios:

  1. ¡Bien, moreno! Sombras mal paradas, en efecto. Eso somos los erráticos humanos. Y es que se nos olvida que sólo es un rato; que cada función tiene su fin; que vivimos a ratos y nada es lo importante que creemos... sólo vivir y respirar con gusto. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sólo respirar. Eso es lo único que nos hace iguales a todo cuanto existe... y no siempre sabemos hacerlo.
    Las palabras enturbian ,dice Exúpery, aunque no podemos prescindir de ellas. Paradojal, nuestra vida.

    ResponderEliminar